11/1/2012

El pendón de Castilla

Asociación cultural Castilla

por Lucas Hernández
Es un hecho, una evidencia histórica que racionalmente no se puede negar, que la enseña de Castilla, como pueblo que desarrolló una lengua, una cultura y unas instituciones sociales, económicas y jurídicas propias, es el pendón rojo carmesí con el castillo dorado.
Como pruebas, ahí tenemos el pendón, en campo de seda carmesí, que se conserva en la iglesia de San Martín de la ciudad de Segovia, o el pendón que hay en el Salón de Plenos del Ayuntamiento de Sepúlveda, a la derecha del estrado presidencial, rodeado de pergaminos medievales con el sello encarnado. También es rojo el pendón depositado en la Sala del Solio del Alcázar de Segovia, así como las enseñas de Carlos I, en seda carmesí. Otra enseña, también, de Don Juan de Austria en su última campaña, en damasca del mismo color que se conserva en la Armería del Palacio Real de Madrid.
Ahí están también los dos viejos pendones de Castilla que en Julio de 1977 fueron bajados de la colegiata de Medina del Campo, donde estaban colgados desde hacía varios siglos. Fueron bajados para su estudio por una comisión investigadora designada por el Ayuntamiento de Valladolid e integrada por Don Amadeo Represa, director del Archivo Histórico Nacional de Simancas, y Don Juan José Martínez González, catedrático de Historia del Arte. Después de su examen, el doctor Represa hizo constar textualmente: "es indiscutible que la banderad de Castilla es de color rojo carmesí."
También tenemos otro gran ejemplo en el pendón de Alfonso VIII, que cada San Mateo desfila por las calles de Cuenca desde la catedral al Ayuntamiento, custodiado por maceros, rememorando la conquista castellana de Cuenca en 1177. Un pendón que también es rojo.
Citaremos asimismo por último y de modo particular el pendón, rojo naturalmente, de las Navas de Tolosa, que se custodia en el Monasterio de las Huelgas (Burgos), y bajo el que lucharon las milicias concejiles de Castilla en uno de los hechos más decisivos de la historia de España y aún de Europa. El rojo es el color de la enseña y escudo de Burgos, así como de los de Soria y Ávila. Rojas eran las cruces que campeaban como distintivo de la rebelión en el pecho de los Comuneros, que por supuesto no alzaban ningún pendón morado. Escritores, historiadores y estudiosos de muy distintas ideologías han reiterado el color rojo carmesí como el color del pendón de Castilla.
Por último, en el libro de actas del Ayuntamiento de Valladolid se encuentra reiteradamente una descripción que dice que la enseña de Castilla "era grande y algo pesada, de tres varas y media de ancho y largo, de damasco carmesí, con las armas de Castilla por ambas partes pintadas en el dicho pendón."
Por todo lo expuesto, y de acuerdo con la tradición histórica, hay que concluir que la genuina bandera de Castilla es roja, y la adopción de este pendón original es una de las facetas en la que debemos apoyarnos para restaurar la conciencia castellana en nuestra tierra.
Bandera carmesí ondeante

4 comentarios:

  1. ¿Desde qué fechas se tiene noticia del rojo?
    Tiene que ver en ello que el primer rey del Condado de Castilla fuera el navarro Fernando, hijo de Sancho III el Mayor?
    Gracias por su atención.

    ResponderEliminar
  2. Es de color rojo. VIVA CASTILLA NACIONAL REVOLUCIONARIA
    www.resistenciacristiana.blogspot.com

    ResponderEliminar
  3. Desde que tenemos constancia, siempre se han visto castillos representativos de Castilla reflejados en mantones carmesíes en iglesias, monasterios... se presupone, dice la leyenda, que es debido a que el pendón en principio lucía blanco, pero en las guerras de conquista iniciales un vasco-bizkaitarra fué quien murió en favor de Castilla y derramó su sangre en favor de ésta, la leyenda dice que a partir de ahí, la bandera fue rojo carmesí en representación a la sangre derramada por Castilla y la unión entre dos pueblos; Vasconia y Castilla.

    Saludos cordiales

    ResponderEliminar